Conocer prostitutas prostitutas en la india

conocer prostitutas prostitutas en la india

Pocas devadasis superan los 50 , víctimas de enfermedades venéreas, malos tratos y alcoholismo. Cuando Rudrama tenía 13 años, su familia subastó su virginidad. Desde entonces, ha servido a la diosa Yellamma y a cuantos hombres han pagado por su compañía. Una alegre jornada festiva. Tras las celebraciones, su madre la encerró en una habitación. Poco después, un hombre mayor entró y la violó. Rudrama fue la amante de aquel terrateniente durante dos años. Él mantenía a su familia a cambio de que la niña fuese su concubina.

Tras la desaparición del terrateniente, llegaron multitud de hombres. Mi familia salía de la vivienda para que estuviese con ellos. Era muy guapa y había días que podían venir diez hombres. Ella dejó de ejercer la prostitución hace unos años y sobrevive con una pensión mensual de rupias 5 euros que recibe del Gobierno como parte de un programa de rehabilitación. Y ni siquiera las percibe todos los meses con regularidad. La India prohibió la consagración de devadasis en Se estima que existen A día de hoy se sigue consagrando —y condenando— a niñas.

No siempre fue una forma de explotación sexual: Los terratenientes y la nobleza las mantenían en lujosas viviendas. Con el paso del tiempo se convirtieron en cortesanas para ricos amparadas por el manto de la religión.

Los nobles indios perdieron poder y riqueza y dejaron de patrocinar a los templos. La tradición de las devadasi degeneró en explotación sexual. En la distancia se observan molinos eólicos.

Aquí nació la leyenda que dio comienzo a la tradición de las devadasi. El templo en sí mismo no sería gran cosa si no fuese por su leyenda. Un muro rodea el recinto y en su centro un pequeño edificio amarillo y naranja aloja una estatua negra de Yellamma. Cientos de peregrinos acuden al templo a diario. El lugar es un destino religioso y turístico. Familias con niños pasean por el complejo. Devadasis con aspecto de tener 80 años pero que probablemente no lleguen a los cincuenta piden limosnas en el lugar.

Un desconfiado sacerdote asegura que aquí no se realizan consagraciones. La pregunta ofende al religioso , que corta la conversación. Los esfuerzos del Gobierno indio y las organizaciones no gubernamentales han limitado las consagraciones, pero no puesto fin a ellas. Si antes se llevaban a cabo en los templos, ahora se hacen a escondidas. Iban pintadas, llenas de collares, pulseras… Como cualquier trabajadora del sexo que podamos encontrar en una de nuestras ciudades.

A través de uno de los trabajadores sociales les hacíamos preguntas, como por ejemplo si estaban contentas de estar en la escuela y si ya sabían leer, qué les gustaría ser el día de mañana, etc. En general, las niñas nos decían que toda su ilusión era poder casarse y tener hijos.

Los padres deciden desde la infancia entregar a su hija —generalmente cuando tienen entre cuatro y ocho años— a la diosa Yellamma y la condenan de por vida a ejercer la prostitución. Antes de la época colonial llegaban a tener un estatus social alto y estaban bien consideradas.

Cuando alcanzan la pubertad, cualquier hombre las puede usar sexualmente. Las familias se libran de una boca a la que alimentar y, como no se casan, se libran también de la dote, dowry , que tendrían que entregar a la familia del futuro marido.

El que nazca una niña en la India es una desgracia porque supone que, para poder darle la dote, tienen que pedir un préstamo y los prestamistas les cobran unos intereses que endeudan a la familia de por vida. En otro viaje fuimos a un dispensario para ver un ecógrafo que habíamos ayudado a financiar. Allí había un letrero enorme que informaba de que por ley tienen prohibido decir el sexo del futuro bebé, para evitar abortos selectivos de niñas.

Estoy deseando visitar in situ este nuevo proyecto y conocer directamente de boca de las interesadas cómo ha cambiado su vida con la capacitación que hemos colaborado a mejorar. Aunque pueda parecer mentira, en el Estado indio de Karnataka pervive en pleno siglo XXI una tradición ancestral cuyo origen es difícil de establecer.

conocer prostitutas prostitutas en la india Un estilo de vida donde el hombre manda y la mujer obedece. Una alegre jornada festiva. Es es el punto. En gran medida, todos estos males tienen su origen en otro dato escalofriante: Las supersticiones, alimentadas por la pobreza y la ignorancia, llevan a muchas familias a ofrecer a algunas de sus niñas a los templos para librarse de los males que les afectan. La pregunta ofende al religiosoque corta la conversación.

Conocer prostitutas prostitutas en la india -

Un estilo de vida donde el hombre manda y la mujer obedece. Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros no podemos saber a quién pertenecen esos datos. La niña representa el fantasma de una chica que no nació por un aborto selectivo. Manos Unidas Aunque pueda parecer mentira, en el Estado indio de Karnataka pervive en pleno siglo XXI una tradición ancestral cuyo origen es difícil de establecer. Lo que sí, por ley ninguna mujer puede saber el sexo de su bebé durante el embarazo. Los padres deciden desde la infancia entregar a su hija —generalmente cuando tienen entre cuatro y ocho años— a la diosa Yellamma y la condenan de por vida a ejercer la prostitución. Se demostró el año pasado, cuando los habitantes del distrito de Badaun, ubicado en el estado norteño de Uttar Pradesh, encontraron ahorcadas a dos primas adolescentes que habían desaparecido la noche anterior.

Se estima que existen A día de hoy se sigue consagrando —y condenando— a niñas. No siempre fue una forma de explotación sexual: Los terratenientes y la nobleza las mantenían en lujosas viviendas. Con el paso del tiempo se convirtieron en cortesanas para ricos amparadas por el manto de la religión. Los nobles indios perdieron poder y riqueza y dejaron de patrocinar a los templos.

La tradición de las devadasi degeneró en explotación sexual. En la distancia se observan molinos eólicos. Aquí nació la leyenda que dio comienzo a la tradición de las devadasi. El templo en sí mismo no sería gran cosa si no fuese por su leyenda. Un muro rodea el recinto y en su centro un pequeño edificio amarillo y naranja aloja una estatua negra de Yellamma. Cientos de peregrinos acuden al templo a diario. El lugar es un destino religioso y turístico.

Familias con niños pasean por el complejo. Devadasis con aspecto de tener 80 años pero que probablemente no lleguen a los cincuenta piden limosnas en el lugar. Un desconfiado sacerdote asegura que aquí no se realizan consagraciones. La pregunta ofende al religioso , que corta la conversación. Los esfuerzos del Gobierno indio y las organizaciones no gubernamentales han limitado las consagraciones, pero no puesto fin a ellas. Si antes se llevaban a cabo en los templos, ahora se hacen a escondidas.

Se realizan en las casas de los sacerdotes , que lo hacen por dinero. Las redes de prostitución también impiden el fin de las devadasi. Durante los festivales religiosos en los que se llevan a cabo consagraciones, proxenetas de Bombay, Pune, Bangalore y otras ciudades acuden a los pueblos de Karnataka para comprar devadasis con las que llenar sus burdeles. Hija, nieta y tataranieta de devadasis, Chandani escapó a su destino.

Su madre murió de sida cuando ella tenía seis años. Hasta los 80 no podían ir al colegio porque los estudiantes eran registrados con el nombre de su padre y los descendientes de devadasis son ilegítimos. En el mejor de los casos, se casaban entre ellos porque nadie de otra comunidad se acercaba.

Hija, nieta y tataranieta de devadasis , Chandani escapó a su destino. Su madre murió de sida cuando ella tenía seis años y fue criada por su abuela hasta que fue acogida por Vimochana, que cuenta con un centro donde viven, estudian y aprenden oficios 50 hijos de devadasis.

Desde los años 90, unos 1. En Titania Compañía Editorial, S. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

Un grupo de devadasis venden flores en el exterior del Templo de Yellamma en la localidad de Saundatti, donde surgió la leyenda de esta tradición. Nueva Delhi Contacta al autor. En muchos casos, la Policía acepta sobornos de los delincuentes para no investigar el caso o para llegar a conclusiones erróneas que los exculpen. Y hay ocasiones en las que son los propios agentes quienes ejercen la violencia contra la mujer, sea o no de índole sexual. Y no es la primera vez que sucede.

Así, el estigma y la desprotección policial y judicial que acecha a las víctimas hacen que muchas ni siquiera denuncien su caso. La lacra de los abusos sexuales no sabe de edad y tampoco es exclusiva de las zonas rurales. El informe transcribió entrevistas con algunas de sus madres que contaron cómo tenían que enfrentarse a sus atacantes y exponerse a una violencia que puede resultar mortal.

Los ocupantes del vehículo privado, amigos que habían estado bebiendo, decidieron entonces golpear a su acompañante varón y violarla. No sólo abusaron sexualmente de ella, también le introdujeron una barra de acero por el ano hasta que sus intestinos quedaron al aire. Los tiraron a una cuneta y Jyoti murió tras dos eternas semanas de agonía en un hospital de Singapur. A pesar de las manifestaciones de rabia que se extendieron por el país, y de la condena a muerte de los acusados mayores de edad, el problema persiste.

Ponen reglas a las mujeres pero no a los hombres, y luego las culpan a ellas de los crímenes que sufren". Una niña participa en una obra de teatro en la que se trata de concienciar a la población contra el feticidio de mujeres. La niña representa el fantasma de una chica que no nació por un aborto selectivo. Se enteró del plan que urdía su madrastra y decidió preservar su dignidad.

En un hospital de la FVF consiguieron salvarle la vida, pero desde entonces su familia le ha dado la es palda. Es gordo y viejo, así que lo he rechazado".

No es muy evidente, y apenas afecta a su movilidad, pero en la India rural supone una pesada losa social. Y el hecho de que la dote tenga tanta importancia así lo confirma.

De hecho, hay algunas que se niegan a contraer matrimonio si existe la exigencia de la dote. Se da sobre todo en las ciudades, que van muy por delante en lo relativo a los derechos de la mujer, pero confiamos en que se vaya trasladando también al campo", explica Reddy. Su compañera Laxmi Devi es un buen ejemplo de la fuerza que estas mujeres adquieren por el simple hecho de ganar dinero con su trabajo.

A ella la polio la condenó a vivir a rastras cuando sólo tenía cuatro años. Era un lastre para su familia, también desestructurada, y en ocasiones sufría discriminación. Ahora, después de tres años trabajando en la FVF, su salario es suficiente como para cuidar de su madre, que sufre una discapacidad mental leve. Lo sabe bien Suseelamma Nirugutta , que quedó viuda cinco días después de haber dado a luz a su segunda hija.

Sin posibilidad de obtener ingresos y en una muestra de excesiva ingenuidad, aceptó la oferta de una mujer que le prometió un trabajo decente en la capital, Nueva Delhi, adonde fue con su hija pequeña, de sólo año y medio. Soy vegetariana y nunca bebo, así que no acepté". Pero un día la forzaron, y tres días estuvo con mareos. Allí me amenazaron con matarnos a mi hija y a mí si no hacía lo que me decían". Narasamma Harijana abraza a su hija Navaneetha, a la que quiso casar con 15 años.

Nirugutta cayó por el precipicio de la prostitución. Pero no por mucho tiempo. Como hacía muchísimo calor y apenas se podía respirar, una comenzó a gritar y la Policía nos encontró".

0 thoughts on “Conocer prostitutas prostitutas en la india

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *